Babalu Aye

Babalu Aye

Los seguidores de la religión yoruba y la santería veneran a Babalu Aye. También llamado San Lázaro en la tradición católica, es el orisha de las enfermedades, la salud y la curación.. Se le asocia con la viruela y otras enfermedades contagiosas, pero también se le ve como un sanador capaz de aliviar el sufrimiento humano. Babalu Aye es representado como un hombre enfermo cubierto de llagas y lleva un bastón o una vara.

Se le ofrece sacrificios y ofrendas especiales para buscar su protección contra las enfermedades y para pedir por la salud y el bienestar. Aunque está relacionado con la enfermedad, también simboliza la resistencia y la capacidad de superar la adversidad. Los devotos buscan su ayuda para sanar enfermedades y para encontrar fuerza en momentos de enfermedad y dificultades. Consideramos a Babalu Aye como un orisha compasivo y comprensivo que atiende las plegarias de quienes solicitan su ayuda.

En este camino Chakpata llevaba una vida muy desordenada y no obedecía a los mayores, por lo que llegó a recoger todas las enfermedades contagiosas de la tierra yoruba. Eran tantas las quejas, que se reunieron los sacerdotes y tomaron la decisión de despedirlo por su desobediencia. Nadie le ofreció ayuda para curarlo; el único que se pegó a él fue Elegguá, puesto que los yorubas acordaron no hablar más con él y determinaron cerrarle el habla en la religión con el caracol. En su boca cosieron todo su Diloggún, para que no pudiera decir lo que sentía.

Chakpata, al verse despreciado por su pueblo, decidió irse de allí. A su paso, la gente le tiraba agua y decía: “Llévate lo malo”. A partir de ese momento sólo se leyó el caracol hasta Ellilá Chebbora para no recordarlo, ya que él habla en Metanlá . Cuando se iba se encontró con Echu, quien lo llevó a casa de Orula, en territorio de Ifé.

Allí le salió un oddún que decía que a él lo habían dejado mudo por desobediencia, que se iba a hacer muy grande en otras tierras, pero que tenía que hacer ebbó con ministras y tener siempre con él un perro que le pidió a Oggún y a Osain. Continuó viaje hasta llegar a Dahomey. Todos en aquella tierra vivian por su cuenta, menos el rey, quien creía ser El Dios absoluto y mataba y hacía lo que creía. Pero al ver a Chakpata fue y se arrodilló pidiéndole perdón por lo malo que había hecho. Los nativos, al ver eso se unieron a Chakpata, donde Olofi lo consagró por haber oído los consejos de Orula.

Mandó un fuerte aguacero que limpió a Chakpata de todos sus pecados y, donde él estaba parado, se abrió la tierra, tapando todos sus males. Fundó el Reino de Dahomey y pasó a llamarse Babalu aye (Asojuano). Por eso, aunque es de tierra yoruba, su grandeza la alcanza en tierra arará donde se consagró por mandato de Olofi. Por eso, los arará lo respetan y entregan su fundamento tapado y sellado, para que ahí queden todas las enfermedades.

Muchas historias de este y otros orishas las podrás obtener en nuestra web. Todas ellas trayendo enseñanzas y cultivando nuestras mentes dentro de esta gran religión Yoruba nacida en el corazón de Africa


Carrito de compra