Oya Deidad de los Orishas

oya

Oya es una de las poderosas orishas en la religión yoruba. Los seguidores la honran como la diosa del viento, las tormentas, la transformación y la renovación. En el panteón yoruba, Oya se destaca como una de las deidades más intensas y enérgicas. . Representada como una mujer fuerte, apasionada y valiente, Oya lleva consigo un machete y es símbolo de la fuerza femenina. Se la asocia con los vientos del cambio y se dice que trae consigo la energía necesaria para despejar los obstáculos en la vida de las personas.

Oya también está relacionada con los cementerios y se cree que guía a las almas de los difuntos al más allá. Su papel como mensajera entre los vivos y los muertos le otorga un aura de misterio y poder. Esta deidad es honrada con bailes y rituales especiales, que a menudo involucran movimientos frenéticos y el repique de tambores para invocar su presencia.

Oya es la menor de todos los orishas, es también la menor de tres hermanas. Yemaya, Ochun y Oya en ese orden de edad y era la única que no tenia hijos. Aún habiendo tenido unas relaciones super intensas con deidades como Oggun y Chango. (Esta será otra historia a contar mas adelante). Oya guerrera incansable y poderosa tanto en sus batallas como en su vida. Queria tener una familia y no le era posible. Un dia su hermana mayor Yemaya le aconseja ir a verse con Orula. Este era el adivino del pueblo y así ella lo hizo. Orula en su adivinación le recomendo hacer un ebbo del cual tenia que cumplir todo al pie de la letra.

Fue entonces que le ordeno llevarle un carnero, telas de diversos colores y 21 caracoles del mar como pago. Pasó un tiempo en que ella regreso con todo. Los caracoles se los dió su hermana mayor Yemaya que ya Olofi le había asignado el poder del mar. Las telas de diversos colores se los dio su otra hermana Ochun al cual Olofi le había entregado el poder del rio y la fertilidad. Y el carnero se lo regalo Chango con el cual ella mantenía una relación amorosa. Fue al pie de Orumila y este le hizo una poción con el carnero que ella bebió y comió y el adivino marco que jamas podia volver a probarlo. (De ahi que oya no se le puede dar carneros). Las telas tenia que repartirlas por el mundo, y de ahí se conoce que Oya se viste con telas de diversos colores.

Pasado un tiempo y cumplido todo al pie de la letra, Oya salió embarazada y dio a luz 9 hijos. Numero que la marca grandemente en la religión y por el que llega a alcanzar tan afamado sobrenombre de YANSÁN, que no es mas que la contracción de “Iyá omo mésan”, MADRE DE NUEVE HIJOS.

Muchas historias de este y otros orishas las podrás obtener en nuestra web. Todas ellas trayendo enseñanzas y cultivando nuestras mentes dentro de esta gran religión Yoruba nacida en el corazón de Africa


Carrito de compra